jueves, 21 de noviembre de 2019


                         Domingo 9 Noviembre "TODAS MUERTAS"





El pasado 9 de noviembre, la compañía “Pànic escènic” puso en escena en las tablas del Rambal la obra “Todas muertas” con guión original de Abril Zamora. No es la primera vez que el grupo valenciano participa en nuestro Concurso Nacional de Teatro para Aficionados, habiéndolo hecho con montajes de calidad. Esta vez concurre a la XXXIV edición con una novedosa y atrevida comedia en la que se entremezclan las existencias de varios de los personajes femeninos más conocidos del dramaturgo inglés William Shakespeare: Ofelia, Desdémona, Julieta, Lady Macbeth. Todas tienen como trágico elemento común el haber muerto de una u otra manera por amor. Tras su muerte en sus respectivas obras, habitan y se entretienen como pueden en una especie de limbo escénico lleno de electrodomésticos destartalados hasta que, tras un enorme estruendo, llega a su mundo un personaje enigmático y desconocido que las estimula a recordar y a revivir las escenas dramáticas protagonizadas por cada una de ellas. La obra termina de una forma inesperada cuando ese extraño personaje llamado “Che” termina revelando su verdadera identidad. Realmente él es Shakespeare, creador de cada uno de esos personajes y de sus trágicos finales.
 El texto elegido en esta ocasión por el grupo valenciano no dejó indiferente a nadie. Son de esas obras que producen muy diferentes reacciones entre los espectadores: o gustan mucho o no gustan nada. Esas reacciones tan dispares pudieron escucharse a la salida de la representación entre el numeroso público que se dio cita en la platea del Teatro Rambal. Quizás en este tipo de guiones las diferentes opiniones del público dependan de la forma de ser de cada cual o del estado de ánimo que se tenga en el momento de ver la obra. Quizás algunos de sus gags resulten demasiado forzados o sean excesivamente absurdas algunas de sus situaciones. Pero eso no deja de ser un punto de vista más sobre un texto que, como se ha dicho, despertó opiniones desiguales.
 Lo que no puede discutirse es el buen hacer de la compañía, gracias al impecable trabajo de los actores que consiguieron mantener un muy buen nivel general en todo momento. A ello hay que sumar una correcta puesta en escena y una buena dirección. Merece ser destacada la parte final de la obra por su intensidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario